¡Descubre cómo el Tratado de Marrakech abre las puertas de la literatura a las personas sordociegas!

¡Descubre cómo el Tratado de Marrakech abre las puertas de la literatura a las personas sordociegas!

¿Te imaginas no poder leer un libro porque no existe en un formato que puedas acceder? ¿O tener que esperar años para que alguien lo traduzca o lo adapte a tu condición? Esto es lo que les ocurre a millones de personas sordociegas en el mundo, que se enfrentan a una escasez crónica de libros accesibles que les permitan disfrutar de la lectura y ejercer su derecho a la cultura.

El 27 de junio se celebra el Día Internacional de las Personas Sordociegas, una fecha que busca visibilizar y sensibilizar sobre las necesidades y derechos de este colectivo que enfrenta múltiples barreras para acceder a la información, la comunicación y la educación. En este día se rinde homenaje al nacimiento de Helen Keller, una activista y escritora estadounidense que fue sordociega desde su infancia y logró superar las dificultades gracias a su voluntad y al apoyo de su maestra Anne Sullivan.

Una de las herramientas que le permitió a Helen Keller acceder al mundo de la cultura fue el sistema braille, un método de lectura y escritura basado en puntos en relieve que se reconocen con el tacto. El braille fue creado por Louis Braille, un pedagogo francés que también perdió la vista en su niñez, y se adaptó a diferentes idiomas y alfabetos. Sin embargo, no todas las personas sordociegas pueden usar el braille, ya que depende de su grado de discapacidad visual y auditiva, así como de su edad y su formación previa.

Además, el acceso a los libros en braille es muy limitado, debido a los altos costos de producción, distribución y almacenamiento. Se estima que solo el 7% de los libros publicados en el mundo están disponibles en formatos accesibles para las personas con discapacidad visual, lo que se conoce como el “hambre de libros”. Esta situación se agrava aún más en los países en desarrollo, donde la oferta es escasa o inexistente.

Para hacer frente a este problema, los Estados miembros de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) adoptaron en 2013 el Tratado de Marrakech, que facilita la producción y la transferencia internacional de libros especialmente adaptados a las personas ciegas o con discapacidad visual. El Tratado establece un conjunto de limitaciones y excepciones a la legislación tradicional en materia de derecho de autor, que permiten a las organizaciones autorizadas crear, reproducir y distribuir copias accesibles sin necesidad del consentimiento previo del titular de los derechos.

El Tratado también permite el intercambio transfronterizo de estas copias entre los países que lo han ratificado, lo que amplía las posibilidades de acceso a la literatura para las personas sordociegas. Hasta la fecha, 69 países han adherido al Tratado, entre ellos México, que lo hizo en 2015. Sin embargo, aún queda mucho por hacer para garantizar su plena implementación y difusión.

El Tratado de Marrakech es un instrumento clave para promover la inclusión social y cultural de las personas sordociegas, así como para fomentar su autonomía y desarrollo personal. Leer es un derecho humano fundamental que no debe ser negado por ninguna condición o circunstancia. Por eso, desde este blog queremos sumarnos a la celebración del Día Internacional de las Personas Sordociegas y alentar a todos los lectores a conocer más sobre el Tratado de Marrakech y sus beneficios.

¿Te gustaría saber cómo puedes aprovechar el Tratado de Marrakech para tu proyecto editorial o cultural? ¿Quieres contribuir a crear una sociedad más inclusiva e igualitaria para las personas sordociegas? Entonces te invitamos a contactarnos. Somos una consultoría especializada en derechos de propiedad intelectual y desarrollo de negocios, con amplia experiencia en el sector creativo y de innovación tecnológica. Te ofrecemos asesoría personalizada, capacitación y acompañamiento para que puedas sacar el máximo partido al Tratado y generar un impacto positivo en tu comunidad. No dudes en escribirnos a nuestro correo electrónico o enviar mensaje al número que aparece en nuestra página web. Estaremos encantados de atenderte y resolver tus dudas.